Descubre las mejores prácticas para prevenir, detectar y reducir los ciberataques

shutterstock_298402019

 

La proliferación de nuevas formas de comunicación BYOD, tanto para fines personales como empresariales, incrementa las opciones de ataque y, en consecuencia, los beneficios potenciales, lo que constituye uno de los mayores estímulos para el ciberataque. Ahora más que nunca, las empresas deben concienciarse de la importancia de una correcta estrategia de seguridad que cuente con herramientas específicas  corporativas, desarrolladas para la protección de las comunicaciones digitales de la empresa.

El principal canal de comunicación en el ámbito corporativo sigue siendo el email, seguido cada vez más de cerca de las aplicaciones de mensajería instantánea que en su mayoría han sido desarrolladas para el mercado de consumo, lo que obvia aspectos tan relevantes como la preservación de los datos que se encuentran en los dispositivos o la cesión y transferencia de datos a terceros.

Se presume que de cara a los próximos años, la situación va a seguir marcada por:

  • Un crecimiento notable en el número de atacantes, cada vez más sofisticados, con capacidad para desarrollar ciberataques cada día más difíciles de detectar.
  • El Ransomware/Cryptoware continuará siendo una de las amenazas de mayor importancia.
  • Las tecnologías móviles se sitúan como una de las áreas principales en el panorama emergente de amenazas de seguridad, y en concreto, debido a su estrecha relación con el Internet de la Cosas y por los riesgos asociados a la pérdida o robo de los dispositivos.
  • Los ataques dirigidos, las desfiguraciones de páginas web y secuestro de medios de comunicación social, se incrementará.
  • El volumen de datos de carácter personal que forman nuestra “huella digital”, así como el de información de carácter empresarial, tendrán un enorme valor económico para los ciberdelincuentes, que buscarán vínculos, correlaciones de identidades y venderán dicha información al mejor postor.
  • Mayor definición en el ámbito de la regulación de protección de datos a nivel Europeo que defina los compromisos que debe asumir cada empresa en materia de responsabilidad y garantía de protección.

security strategy - grafico

 

Una correcta estrategia de protección de las comunicaciones digitales de la empresa debería de sentar sus bases en la consecución de los siguientes objetivos:

  • Maximizar la protección de los canales de comunicación, bien sea email o mensajería instantánea a través de tecnologías de filtrado que detecten en tiempo real las incidencias y permitan el bloqueo.
  • Garantizar la prevención de la fuga de datos a través de definición de políticas que eviten el robo de información malintencionado o malas prácticas de personal interno que comprometan la información.
  • Asegurar la Continuidad del Negocio mediante soluciones de backup y archivado de correo que posibiliten disponer de la información aún en caso de caídas de los sistemas o actualizaciones.
  • Favorecer el servicio dependiendo de la demanda de la actividad, bien sea por razones de productividad, estacionalidad o requerimientos de infraestructura. Una solución escalable permite dotar a cada departamento de los recursos que necesita.
  • Cumplir con normativa vigente en materia de protección de datos y la propiedad industrial de la compañía, buscando proveedores que permitan disponer y acceder a la información garantizando su inalterabilidad frente a requerimientos legales o auditorías tanto internas como externas.
  • Controlar el uso de dispositivos BYOD para asegurar la protección de la información que reside en estos terminales

Descarga el informe completo elaborado por los analistas de Gartner haciendo click aqui