El email, la vía de contagio del nuevo ransomware

Un nuevo ataque de Ransomware, “Petya” ha paralizado la actividad de empresas y grandes corporaciones que han tenido que cerrar los puertos y dejar a los empleados sin acceso al correo electrónico. El virus entra a través de un link por el correo electrónico, una vez dentro de la organización, se puede extender a todos los usuarios además de propagarse hacia el exterior.

De nuevo se cierne sobre nosotros la sombra de Ransomware: :

  • ¿Qué es lo que ha fallado en esta ocasión?
  • ¿Qué empresas se han visto más afectadas?
  • ¿Hasta cuándo vamos a tener que estar en alerta por estas ciberamenazas?

La solución a estas preguntas se encuentra en estas siglas ATP (Advanced Threat Protection).

Según parece, las compañías afectadas no contaban con una solución de protección del correo, que analiza  y detecta amenazas de última generación en tiempo real, bloqueando las amenazas fuera del entorno empresarial. Las soluciones de seguridad perimetral tradicionales son insuficientes ante el panorama de ciberseguridad actual. Las amenazas son cada día más sofisticadas y difíciles de detectar, de cada ataque surgen variantes que pretenden aprovechar las brechas abiertas en los clientes y se difunden de manera ilimitada a través del correo en cuestión de horas.

En Spamina, somos expertos en la protección del correo electrónico. Así lo han reconocido los grandes prescriptores del mercado de seguridad. Gartner ha incluido SPAMINA en los top 10 fabricantes de soluciones para la protección del correo electrónico a nivel mundial (Market Guide for Secure Email Gateway Report, May 2017) y en España, prestigiosa revista SIC ha concedido el premio SIC 2017 por “sus excelentes soluciones para el correo electrónico seguro” (revista nº 125, junio 2017).

Estar preparado para el próximo ataque no puede ser una opción. El coste de un ciberataque no se calcula por el importe de los Bitcoins que piden como rescate, el impacto de un ciberataque se mide en términos de parada de actividad, en la producción, en la reputación empresarial, en imagen corporativa y la repercusión que pueda tener hacia los clientes.

La solución Advanced Threat Protection de Spamina utiliza tecnología Sandboxing 2.0 que analiza, detecta y bloquea las amenazas que llegan a través del correo electrónico. El análisis se realiza sobre los ficheros adjuntos y sobre las URLs y links que aparecen en el cuerpo del correo. Cada email es analizado en el Sanbox de Spamina en el preciso instante en el que el usuario intenta acceder al contenido del email. ATP lo analiza activando cada potencial elemento malicioso en el Sandbox de Spamina, si el email está libre de malware se entrega al usuario, pero si no es así, el email se bloquea en la nube de Spamina y envía una notificación al destinatario de correo informando de la situación. De esta manera, las compañías se garantizan que cualquier amenaza se mantendrá aislada de su red.

La solución ATP es escalable, la implementación es casi inmediata y puede contratarse para todo el dominio o bien para usuarios determinados. Pero mejor que contarlo, te animamos a que lo pruebes, solicita el trial para tu dominio empresarial y comienza a estar protegido desde hoy mismo.